La memoria del olvido

2W8A3766Había luchas que creíamos superadas, pero hechos concretos nos devuelven a la realidad. Desde el momento en el que Obispo de Alcalá de Henares, Don Juan Antonio Reig Pla, es capaz de afirmar abiertamente que “Hay que quitarle el voto a las mujeres porque últimamente hacen lo que quieren y piensan por su cuenta” o que “el feminismo es un proceso de la deconstrucción de la persona”, Las raíces cortadas se vuelve un texto indispensable.

Las raíces cortadas es un espectáculo necesario para devolver al presente a una generación de olvidados que lucharon por dejar atrás las injusticias sociales. Ese olvido tuvo como principal damnificada a la mujer.

La Segunda República reconoció en España el sufragio femenino en el marco de la Constitución de 1931. La primera vez que las mujeres españolas pudieron ejercer su derecho al voto, fue en las elecciones generales celebradas el 19 de noviembre de 1933.

En Las raíces cortadas se confronta la memoria de dos personalidades femeninas fundamentales en la política española: Victoria Kent y Clara Campoamor. La acción gira en torno al debate político referente y la lucha de dos mujeres por lograr la aprobación del voto femenino en un momento políticamente y socialmente hostil, a lo largo de cinco encuentros.

López Mozo ensaya con encuentro reales e imaginarios entre Victoria Kent y Clara Campoamor. La primera defendía que para dar el voto a las mujeres, primero había que liberarlas de la dominación y autoridad del hombre. Mientras la segunda respaldaba el derecho al voto de manera inminente, al margen de la formación o posición social de cada mujer.

Las raíces cortadas es también un debate interno de cada uno de ellas consigo misma, donde nuestras protagonistas reflexionan sobre sus posturas, que reflejan una época y nos revelan aquella realidad tan presente hoy en día.

Nacho Cabrera

Nacho Cabrera (director) y Jerónimo López Mozo (autor)


Anuncios